Saltar al contenido
Letras de Babel

Mundo ibérico

Escritores

Las letras del mundo ibérico hacen referencia a los textos escritos en la Península Ibérica. No obstante, cabe señalar la literatura escrita en las diversas lenguas de esta zona geográfica y también los distintos aspectos culturales representativos. De esta manera, hay que señalar la diversidad cultural que empezó a gestarse con el nacimiento de las lenguas romances derivadas del latín vulgar, el que hablaba la gente corriente en la Edad Media.

Hoy en día, la Península Ibérica reconoce diferentes tipos de literatura, según la lengua romance utilizada. La lengua más hablada abarca autores tanto de esta zona geográfica como de Latinoamérica pero siempre respetando su idiosincrasia, su dialecto, sus gentes.

Dentro de la Península Ibérica hay muchísimos autores que utilizan la lengua romance más hablada en el mundo. Se pueden mencionar los siguientes pero antes es importante determinar un criterio para establecer du relevancia.

¿Qué criterio utilizar para determinar la relevancia de un autor u otro?

Uno de los criterios que señala Abel es el carácter didáctico de la literatura, qué puede aportarte a ti como lector o lectora leer un texto literario u otro. Con la literatura puedes aprender, amigo del alma, una lengua, unos conocimientos culturales y adquirir, por ejemplo, unos valores éticos que te hagan crecer como persona. El carácter didáctico de una obra literaria te invita a viajar con tu imaginación, por ejemplo, y a aprender sobre la cultura de una zona geográfica, en este caso la Península Ibérica. 

Camilo José Cela te propone su Viaje a la Alcarria para que conozcas esta zona geográfica. A través de esta novela, amigo del alma, te verás viajando desde Guadalajara un día de verano caluroso encontrando personajes tan pintorescos como una verdulera sorda y darás con un merendero llamado “Los misterios de Tánger”.

Carlos Edmundo de Ory te invita a ser creativo o creativa con tu imaginación a través de un jugo de palabras por medio del sonido en su “Arte de la fuga o Rig”, perteneciente a Energeia. Por ejemplo, este autor pregunta “¿Por qué son tan violentas las violetas? ¿Por qué estamos unidos en los nidos?”

Juan Eduardo Cirlot también juega con las palabras y el sonido en “La quête de Bronwyn” en su Obra Poética. Veamos un ejemplo:

Los cisnes son las alas de las almas,
Las alas de las alas,
Las alas de las almas de las alas,
Los álamos del alma,
Las almas de los álamos.

Luis Cernuda te invita, amigo del alma, a reflexionar con su Poesía Completa, concretamente en su texto “Con las horas contadas” cuando escribe:

¿Qué palabra es la que más te gusta?
¿Una palabra? ¿Tan solo una?
¿Y quién responde a esa pregunta?

Autoras como Gloria Fuertes con sus Obras Incompletas te invitan a aprender la lengua con estructuras gramaticales como las siguientes:

Yo tengo esperanza.
El perro tiene hambre.
El banco del jardín respira mal.
La niña se peina.
La vaca se lame.
Las cosas me miran,
Es peor si me hablan.
En el suburbio hay flores maleantes.

Amigo del alma, desarrolla tu imaginación para aprender lo que la vida quiera enseñarte por medio de la literatura. Así, por ejemplo, puedes desarrollar tu imaginación a través de otras literarias como los Poemas Arábigo-Andaluces de Abu-L-Hasan Ali Ben Hins, quien nos dice que “el reflejo del vino atravesado por la luz colorea de rojo los dedos del copero, como el enebro deja teñido el hocico del antílope”. 

Abu-L Hasan Ben Al-Qabturnuh te invita, amigo del alma, a recrear una batalla para que puedas sacar tus propias conclusiones acerca de ello cuando narra lo siguiente:

Me acordé de Sulayma cuando el ardor de la lid era como el ardor de mi cuerpo cuando me separé de ella. Creí ver entre las lanzas la esbeltez de su talle y, cuando se inclinaron hacia mí, las abracé.

Poemas Arábigo-Andaluces

Efectos sensoriales de las letras del mundo ibérico

Como estamos viendo, Abel destaca el carácter didáctico de las letras del mundo ibérico pero esto va de la mano de los efectos sensoriales que pueda ofrecer la obra escrita tanto en verso como en prosa. El autor ya mencionado Carlos Edmundo de Ory en su obra Metanoia hace lo propio en la “Hipérbole del amoroso” al decir:

Te amo tanto que duermo con los ojos abiertos
Te amo tanto que hablo con los árboles
Te amo tanto que como ruiseñores
Te amo tanto que lloro joyas de oro
Te amo tanto que mi alma tiene trenzas
Te amo tanto que las arañas me sonríen
Te amo tanto que soy una jirafa
Te amo tanto que me olvido del mar
Te amo tanto que a Dios telefoneo 
Te amo tanto que acabo de nacer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.